Regular Las Redes Sí, Pero ¿Cómo?

El mayor problema que tiene Ricardo Monreal para llegar a la candidatura presidencial por Morena es que a diferencia de Marcelo Ebrard o Claudia Sheinbaum, le faltan reflectores. Si bien cuenta con mucho capital político e infraestructura dentro del partido, es difícil competir con la jefa de gobierno que sale todo el tiempo en medios, o con nuestro carismático canciller que además tiene la virtud de resolver casi todo lo que verdaderamente es importante para el país. Por lo que, para llamar la atención, el Senador ha tenido que inventarse disparatadas propuestas como la Ley Banxico, que básicamente permitiría que nuestro sistema bancario funcionara como una lavadora de dólares y recientemente la ley para la regulación de las redes sociales.

Veo varios problemas con esta propuesta. El primero es que deja la regulación de los usuarios en manos de las propias empresas dueñas de las plataformas de redes sociales (Facebook, Twitter, TikTok, etcétera. Las cuáles a su vez estarán reguladas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), claro que si el IFT desapareciera como ha sido la intención del actual gobierno, dicho poder pasará a manos del Presidente a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El segundo problema es que la propuesta habla, muy someramente, de que las empresas de redes sociales podrán decidir la eliminación o suspensión de cuentas si su contenido involucra noticias falsas, mensajes de odio o afectan derechos de los menores, entre otras causas. Por supuesto que hay temas, por ejemplo, lo relativo a los menores de edad, en los que no tenemos duda en que se debe de actuar, la pregunta es ¿dónde está la línea de la libertad de expresión?, ¿cómo van a decidir eso las empresas si ellos mismos tienen intereses comerciales y son regulados por un gobierno que tiene ciudadanos de primera y de segunda en su discurso?

Finalmente, el tercer problema, que no es cosa menor, es que no se mete a los temas de fondo que sí se deben de regular en las redes sociales. Me refiero a todo lo relacionado con la información que tienen de los usuarios, qué hacen con ella y qué piensan hacer con ella. Por ejemplo, todos los niños nacidos en la era Facebook (últimos 10 años) están en las fotos de los perfiles de sus papás, las plataformas saben quiénes son, cómo son físicamente gracias al face recognition, dónde viven, dónde estudian, quiénes son sus familiares y amigos, qué les gusta hacer, etcétera. Estos niños en menos de una década van a poder votar y en menos de 15 años van a ser la primera generación con poder adquisitivo de la que todo se sabe. Si la información es poder ¿no deberíamos estar haciendo algo hoy para garantizar que mañana no se les manipule o limite su libertad?

Otro ejemplo es el llamado ‘derecho al olvido’, que consiste en la posibilidad de que un contenido que existe sobre ti en las redes, que sea denigrante o claramente difamatorio entre otros motivos, pudiera ser eliminado de la web, esto por supuesto es muy complicado, pero sí es posible reducir la posibilidad de que un contenido se encuentre con facilidad, lo que ya es un avance.

En este punto ya ha habido un avance en nuestro país con la ‘Ley Olimpia’, que son un conjunto de normas que poco a poco se han ido adoptando en diversos estados para atacar la violencia sexual digital y otros delitos que violan la intimidad sexual, por ejemplo, que te graben y compartan un video sexual de tu persona sin tu consentimiento.

Sin demeritar el avance que esta ley tiene sobre todo para las mujeres, menores de edad y víctimas de explotación sexual, este es solo uno de los muchos temas por los que podrías considerar que tu dignidad se ve afectada, hay cosas que van desde el bullying digital, los perfiles apócrifos, las noticias falsas, incitación al odio, hasta crímenes graves como asesinatos o torturas que pueden quedar almacenados en la web. ¿Acaso las víctimas y sus familiares no tienen derecho a que esos contenidos no estén ahí o cuando menos que sean de difícil acceso?

Coincido con la idea del Senador Monreal de regular las redes, pero hay que ser más ambiciosos y no hacerlo solo con base en la calidad de los contenidos que ahí se exhiben o para callar a los opositores, sino sobre el enorme conocimiento que estas empresas tienen de nosotros, nuestras vidas y más importante aún, las de nuestros hijos, son ellos los que van a heredar un mundo donde su intimidad va no solo a ser pública, sino estudiada.

*Jesús de los Ríos Granja es profesor de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana y CEO de Saxum Media .

Twtter: @jesusdelosrios

Mail: jesus@saxummedia.com

Liga a EL FINANCIERO: https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/jesus-delosrios/regular-las-redes-si-pero-como?fbclid=IwAR3a2ymJz9eHlz1DgmfDr7pDvJo9z7yVXasXouW4D9riQEyZS1OiAa0PRiY

Share Post
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT