DERECHOS HUMANOS Y SALUD EN MÉXICO

Escrito por: Dra. Ana Luz Ruiz Cascajares Medicina y nutrición

La Constitución de la OMS afirma que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano.”

Eso suena bien, pero ¿Cuál es el grado máximo de salud que se puede lograr? Este exige un conjunto de criterios que propicien la salud de todas las personas, como la disponibilidad de servicios de salud, condiciones de trabajo seguras, vivienda digna, acceso a la información de calidad, así como alimentos que nutran, sentido de pertenencia y participación, entre otros. 

El derecho a la salud incluye el acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente.

En nuestro México la Carta Magna en su artículo 2° reconoce, que somos una nación con una composición pluricultural sustentada en sus pueblos indígenas, los que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas. Además, establece la obligación de asegurar su acceso efectivo a los servicios de salud mediante la ampliación de la cobertura del sistema nacional, aprovechando debidamente la medicina tradicional, así como apoyar la nutrición de los indígenas mediante programas de alimentación, en especial para la población infantil y con ello mejorar sus condiciones de vida, como se dispone en el apartado B, fracción III.

Y en su artículo 4° la Constitución Política Mexicana refiere que “Toda Persona tiene derecho a la protección de la salud”. 

Pero sabemos que en los pueblos más marginados no cuentan con las mínimas condiciones necesarias para atender las necesidades básicas de salud en las poblaciones; sin embargo, no solamente en las comunidades indígenas y en los pequeños pueblos los servicios de salud son deficientes, esto también se repite en las diversas unidades médicas de las instituciones públicas y privadas de salud en las urbes. 

Es triste observar que personas de bajos recursos llegaban con enfermedades avanzadas al consultorio, después de lograr conseguir con mucho esfuerzo algo de dinero para realizarse estudios de laboratorio e imagen, debido a que en sus lugares de residencia no contaban con los medios diagnósticos adecuados o bien el paciente no contaba con información adecuada para asistir de manera oportuna a la revisión médica. Lamentablemente esto no solo sucede en comunidades marginadas, lo observamos también en las zonas populares de las ciudades. 

Creo que en México falta demasiado por hacer para que todos contemos con un sistema de salud suficiente que tenga la cantidad de insumos necesarios, así como adecuada promoción de salud en los temas más relevantes para prevenir enfermedades de salud devastadoras como las enfermedades crónicas degenerativas que al paso que vamos nuestro sistema no está soportando ni soportará en los siguientes años, pues somos un país con gran parte de su población padeciendo diabetes e hipertensión que conllevan otras complicaciones como insuficiencia renal y su tratamiento es muy caro, disminuye mucho la calidad de vida de quien lo padece y de los familiares. 

Por supuesto que no solo se trata de tener medicamentos, personal de salud capacitado, e infraestructura para el diagnóstico y tratamiento, sino que hay que atacar la raíz del problema y mejorar ya la alimentación de todas nuestras familias mexicanas y otras prácticas nocivas para nuestra salud para frenar lo expuesto en el párrafo anterior. 

Share Post
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT