Salud Mental a finales del año 2020…¡e inicios del 2021!

Escrito por: Dra. Ana Luz Ruiz Cascajares
Nutrióloga



El 2020 fue un año difícil para muchos de nosotros por diversas situaciones que vivimos en nuestra vida, pero algo que lo marco fue la pandemia del virus SARS-COV2 que causa COVID-19 y todos lo vivimos de diferentes formas, sin embargo el “Quédate en casa” ha significado para muchos la pérdida de la relación social con otros seres humanos cara a cara y las pantallas no han podido igualar esta comunicación, además del miedo a contagiarte cuando por alguna razón tienes que salir, así como las pérdidas humanas y económicas que han habido durante este tiempo.

Podría decir que a mi no me afecto para nada la pandemia, ya que yo ya me encontraba con mis hijos en casa cuando todo esto comenzó, pero mentiría, ya que, aunque ya llevaba unos meses en casa con mis hijos, salíamos al parque o jugábamos fuera de la casa en el jardín donde vivimos; íbamos a actividades recreativas que estimularan sus intereses y su desarrollo, entre otras actividades. Entonces aproximadamente en mayo mi esposo me dijo, te noto más hostil, creo que el encierro te está afectando. De alguna u otra manera tenemos que adaptarnos a lo que sucede, pues si no lo hacemos nuestra salud física y mental corre riesgo, sino es que ya estamos viviendo las consecuencias físicas y psicológicas.

El ser humano es un ser social por naturaleza, lo cual nos permite aprender a comportarnos con los demás seres humanos, sentir empatía y simpatía, divertirnos, relajarnos, etc; ahora con la pandemia y la “nueva normalidad” para muchos no ha sido fácil, ha causado sensación de estrés, miedo, soledad y tristeza y ansiedad. Veo que las personas más allegadas a mí y a mi familia empiezan a dejar de cuidarse porque sienten la necesidad de salir con sus seres queridos y amistades.

La Organización Mundial de la Salud señaló que antes de la pandemia los países gastaban menos del 2% de sus presupuestos de salud en el área de salud mental, pero hoy se considera que junto con este virus se está viviendo una pandemia de trastornos mentales de manera paralela y debido a la falta de atención previa, falta de personal adecuadamente capacitado y al estigma social muchas personas incluso del sector salud lo han hecho a un lado.

Y las personas más vulnerables son el personal de salud, que se encuentra en las trincheras frente al COVID-19; niños, mujeres y adolescentes que tienen que quedarse en casa viviendo violencia doméstica, adultos mayores que de por sí ya estaban aislados, ahora las visitas a ellos son más complicadas, además de las personas que tienen miedo a enfermarse y las personas con condiciones psicológicas o psiquiátricas preexistentes para quienes esto ha significado que no pueden recibir tratamiento o ha aumentado su patología de base por el estrés y ansiedad que genera la situación.

En México el análisis de resultados de la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos, muestra que para octubre de 2020 65% de la población refiere un grado de preocupación alta por que su salud se vea afectada por COVID-19, en agosto 32% de la población refirió síntomas de ansiedad y para octubre disminuyó a 29%, con proporciones más elevadas entre mujeres (35%) y personas de nivel socioeconómico bajo (34%); en los hogares donde alguien tuvo síntomas de COVID-19 la prevalencia de síntomas severos de ansiedad llegó a ser hasta del 54% en familias de nivel socioeconómico medio, de 52% en las de nivel socieconómico bajo y de 29% en las de alto. Sin embargo, en los hogares donde no había familiares con síntomas de COVID-19 el los hogares más afectados fueron los de nivel socioeconómico bajo (37%).

Como podemos apreciar la pandemia a agudizado los problemas de salud mental y esto por mencionar solo algunos, por lo cual los invito a no estigmatizar a las personas que requieren algún tipo de atención psicológica o psiquiátrica y a que si eres tú quien se siente frustrado, desesperado, triste, ansioso o crees que necesitas ayuda no dudes en buscarla, ya que no es justo que nos por el que dirán dejemos de estar sanos, ya somos seres biopsicosociales y por lo tanto debemos buscar estar en las mejores condiciones de forma integral para seguir adelante con nuestras vidas y poder brindar lo mejor de nosotros a los demás. 

Por otro lado, empecemos este año con la esperanza de que entraremos la forma de salir adelante como sociedad, recordando que a pesar de la pandemia no estamos solos y que la solidaridad puede hacer todo esto más ligero y llevadero independientemente de la situación que cada uno de nosotros estemos viviendo. 

Share Post
Written by
No comments

LEAVE A COMMENT