EL CIERRE DEL GOBIERNO Y JOHN DOE

Por Jaime Tbeili

En algún lugar de Los Ángeles hay un hombre (imaginario) que el pasado domingo 20 de enero vio con mucha alegría al equipo de los Rams pasar al Super Bowl. Este hombre, al que llamaremos John Doe, trabaja para el gobierno de Estados Unidos en, expidiendo permisos de entrada y tarjetas de viajero frecuente, pero el día 21 no se presentó a trabajar, no por rebeldía o por irresponsabilidad, sino porque no había trabajo y tampoco paga.

De los 800,000 trabajadores que se han visto afectados por el cierre del gobierno 380,000 no están trabajando ni recibiendo su salario, mientras que los otros 420,000 tampoco están recibiendo remuneraciones, pero siguen en funciones[i]. Tal es el caso de la esposa de John.

A pesar de que para ellos y todos sus amigos el Super Bowl es un evento muy importante, este año la fiesta no está tan llena de alegría, pues para la familia Doe no haber recibido un ingreso en un mes es un problema serio. Quien sabe si pongan guacamole el 3 de febrero cuando se sienten a ver el partido.

Los trabajadores del gobierno no son los únicos afectados. Varios servicios de la ciudadanía, desde tramites y papeleo, hasta recolección de basura, se han frenado en Estados Unidos, y parece extremo decir que un gobierno cerrado tiene todas esas consecuencias, pero no se trata nada más de un grupo de burócratas discutiendo política.

Un cierre de gobierno (como el que estamos viviendo en estos momentos) ocurre cuando el Congreso de los Estados Unidos no ha aprobado un presupuesto para el año en cuestión o, como en nuestro caso, el presidente no da su firma al presupuesto que el Congreso le entrega.

Sin un presupuesto aprobado las dependencias de gobierno y todas sus agencias no pueden operar. No tienen recursos asignados para trabajar y cumplir con sus obligaciones, y en 40 años está situación no había durado tanto (el cierre empezó el 22 de diciembre del 2018).

El gobierno cerró en esta ocasión debido a que el presidente Trump le solicitó al Congreso que incluya en el presupuesto $5.7 miles de millones de dólares para construir su famoso muro en la frontera con nuestro país, además de reforzar otras cuestiones relativas a la seguridad fronteriza.

La disputa en sí misma es ridícula, la apabullante mayoría de analistas y especialistas estimaron que 5.7 miles de millones ni siquiera alcanzan para construir el muro (un reporte presentado por el NYTimes hace una proyección de 70 mil millones en un estimado conservador)[ii]. Pero independientemente de si está bien fundamentado o no, este conflicto político, y las consecuencias socioeconómicas que ha generado, no refleja lo que los votantes estadounidenses quieren de su gobierno y de sus representantes.

Una encuesta realizada por CBS reveló que el 66% de los votantes prefiere que en este momento Trump apruebe un presupuesto, aunque no tenga fondos para el muro. Al 71% le parece que cerrar el gobierno por el problema del muro no ha valido ni vale la pena. El 94% considera que el cierre ha generado problemas de carácter nacional (y el 60% los considera problemas graves)[iii].

¿Qué es lo importante de los datos anteriores? Pues que ninguno de los dos partidos políticos va a quedar intacto después de esto y de cara a las elecciones del 2020, pero los republicanos particularmente están perdiendo cada vez más rápido.

El 71% de los votantes considera que Trump está perdiendo el tiempo y afectando el bienestar de los ciudadanos con este cierre. Lo triste para el partido republicano es que incluso si el Congreso termina por ceder y suelta el dinero para el muro, no va a alcanzar para producir los resultados que Trump y sus votantes quieren ver.

El 25 de enero (mientras este artículo se escribía) Trump anunció un acuerdo parcial para reabrir al gobierno y ponerlo a funcionar en lo que las discusiones del muro finalizan. Porque incluso para un millonario que no sufre carencias de ningún tipo cuando el gobierno está cerrado, el voto del pueblo puede sacarlo de la casa blanca en noviembre de 2020, algo que seguramente Donald Trump tiene muy presente.

Esperemos que este acuerdo parcial le haya permitido a John Doe y a su familia retomar su vida y disfrutar del Super Bowl, y que sea el primer paso para un acuerdo final en Washington, cuyas consecuencias para México, Estados Unidos y el Mundo serán discutidas apenas el gobierno abra por completo.

Y para cerrar con una ironía interesante: mientras en Estados Unidos “les hace falta gobierno”, ahora resulta que Venezuela tiene dos, el de Maduro y el de Guaidó.


[i] Chavez, M. R.. (2019). Everything you need to know about the government shutdown. enero 25, 2019, de The Washington Post Sitio web: https://www.washingtonpost.com/graphics/2018/politics/government-shutdown-faq/?utm_term=.d88c3de26a98

[ii] Nixon, R.. (2019). Border Wall Could Cost 3 Times Estimates, Senate Democrats’ Report Says. enero 25, 2019, de The New York Times Sitio web: https://www.nytimes.com/2017/04/18/us/politics/senate-democrats-border-wall-cost-trump.html

[iii] Salvanto, A., De Pinto, J., Backus, F., & Khanna, K.. (2019). Pelosi has edge over Trump on budget negotiations, CBS News poll shows. enero 25, 2019, de CBS News Sitio web: https://www.cbsnews.com/news/pelosi-has-edge-over-trump-on-budget-negotiations-says-cbs-news-poll/

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT