Hitler: Todas son Fake News

Por Luis Rebollo

 

Reports by @CNN that I will be working on The Apprentice during my Presidency, even part time, are ridiculous & untrue – FAKE NEWS 10 de Diciembre de 2016, Donald Trump

 

Ésta fue la primera ocasión donde el Donald Trump publicó un tuit utilizando el término que marcaría la historia del periodismo como lo conocemos: FAKE NEWS. Sin embargo, en Alemania ya se le habían adelantado desde que Adolf Hitler buscaba llegar al poder en 1925: Él les decía Lügenpresse (Prensa de mentiras).

Esta expresión fue creada por el escritor alemán Reinhold Anton como título de su libro Die Lügenpresse, donde criticaba la postura de los medios internacionales sobre su país en la Primera Guerra Mundial.

Treinta años después, aún en el imaginario social y en plena búsqueda del poder, el equipo del tercer Reich encabezado por el ideólogo Alemán Joseph Goebbels tomó este dicho como bandera en los discursos del partido Nazi para debilitar a la oposición al régimen, principalmente para acusar a los judíos, comunistas y a los periódicos de izquierda de diseminar noticias falsas. ¿La razón? Al hacerlo lograban que todo lo que decían los medios no fuera importante para su público objetivo: Los electores.

¿Cómo una palabra puede tener tanto poder? Goebbels lo entendía perfectamente y lo planteó en uno de los 11 principios de la propaganda nazi: El principio de la silenciación.

“Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contra-programando con la ayuda de medios de comunicación afines.”

Desde el nacimiento de la prensa, los medios de comunicación se han convertido en un contrapeso de los gobiernos en el mundo. El libre ejercicio del periodismo ha permitido exponer los excesos e informar a la ciudadanía de lo que ocurre en los distintos sectores que la rodean (político, empresarial, social, entre otros). Son el gran hermano que está constantemente vigilando y acusando las acciones de los poderosos y esto representó un gran problema para el partido que buscaba gobernar Alemania.

Desde que Adolf Hitler escribió su obra Mein Kampf (1925) cuando estuvo recluido en la prisión de Landsberg, se percibe su odio y admiración a la prensa nombrándola un total de 118 veces siempre con adjetivos como inmunda, corrupta y vinculándola directamente a los judíos.

Desacreditar la información contraria a los ideales que representaba el partido Nazi se convertiría en una de las principales estrategias discursivas implementadas a lo largo de una década previo a la llegada al poder y al llegar simplemente tomaron el control de los medios sin más.

En la actualidad, esto ya no sería posible debido a la democracia de la información en la que vivimos. ¿No te recuerda a algunos personajes?

Share Post
Written by
Latest comment
  • Excelente artículo, y tienes mucha razón hay varios personajes en la actualidad que tienen el mismo discurso.

LEAVE A COMMENT